Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

Bueno y Nefasto

El 2022, arrancó con el fuerte repunte de los casos de Covid y con una acción tardía en el tema de Protección Civil.

Silvia Montes
Silvia Montes

COMENZÓ el año nuevo después de un período que, al menos a mí, me sirvió para respirar y tratar de entender la lógica de un gobierno que arrancó con demasiadas fallas y que tiene la obligación de corregir el rumbo e incluso revisar ya el comportamiento de su propio equipo y de sus colaboradores.

EL 2022 es desafiante. Arrancó con el fuerte repunte de los casos de Covid sin que el responsable de salud diga "esta boca es mía" y con una acción tardía en el tema de Protección Civil que apenas ayer dio señales de vida respecto a la prevención que debió emprenderse hace mucho ante la temporada invernal.

SIN resaltar un punto que es sumamente importante y que hoy retomo faltó difundir aciertos como el de la Secretaría de Finanzas a cargo de Ricardo Olivares que no recurrió a los llamados "cortos" (créditos de coyuntura) que llegaron a ser hasta por mil 700 millones de pesos.

UN GOBIERNO estable en la cuestión financiera puede afrontar retos y yo espero que David Monreal sepa valorar el esfuerzo de Olivares y haga algo para detener la ola de especulaciones que presumen su salida porque, como ya lo he dicho, es de los pocos funcionarios con capacidad y experiencia.

ACTUANDO en un sentido totalmente diferente, se presenta el caso de un funcionario que ya alcanzó notoriedad por las señales de corrupción que abiertamente protagoniza con el respaldo de un equipo de inexpertos que llegó con él para desgracia de Zacatecas. Hablo del Director de Protección Civil.

SERIAMENTE cuestionado, este veracruzano llamado Jeu Ramón Márquez Cerezo, dice ser licenciado en Derecho y presume de gran cercanía con el doctor y ex gobernador Ricardo Monreal, mientras el área a su cargo vive el más tremendo caos de que tengamos memoria.

EN TODAS las conversaciones de profesionales serios de la dependencia, algunos que, por cierto, mejor se fueron, afloran señalamientos graves que van desde el bloqueo de computadoras de capacitación y verificación donde se elaboran programas para empresas zacatecanas hasta la intimidación laboral.

LAS ÁREAS relacionadas con el sector empresarial fueron las primeras que interesaron al veracruzano que ya es acusado de pedir altos porcentajes de los montos que se cobran por los programas a cargo de los llamados "terceros acreditados" que ahora deben entregar una suma al director, un "moche", pues.

MIENTRAS el tipo los llamó para exigirles un cincuenta por ciento de cada programa interno que elaboran, otro llamado Jesús Ruiz -que además trabaja en la Presidencia Municipal de Guadalupe- se dedica exclusivamente a amenazar al personal en un acto más de terrorismo que caracteriza al gobierno actual.

OCURREN aquí situaciones tan extremas que incluso han afectado a servidores públicos como el responsable del almacén que fue acusado injustamente al punto de provocarle una crisis hipertensa que lo llevó al hospital. En este ambiente tan nocivo vive el personal que aún permanece en esta Dirección.

DEFICIENCIAS como las que hoy comento, le imprimen al gobierno de David un timbre preocupante. Tengo más detalles que no alcanzo a compartir. Solo diré que Monreal debe tomar nota tanto de lo bueno, como es el caso de Olivares, como de lo nefasto que encarna Márquez y actuar en consecuencia en ambos casos.

Opinión