Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

Como Nunca

David Monreal dijo muchas veces en campaña que sus antecesores no acometieron el reto de la violencia y que él si lo haría.

Silvia Montes
Silvia Montes

EL MENSAJE fue más que claro: dejar tantos cuerpos torturados y sin vida en la puerta misma de la sede del poder público constituyó un mensaje  directo para David Monreal cuya reacción invocando a Dios como alternativa para superar la violencia, trascendió a los medios nacionales para demérito de su imagen.

FUE DEMASIADO obvio que la delincuencia organizada quiso decirle algo que solamente él estará entendiendo. Las especulaciones corrieron como pólvora: es que tiene acuerdos con grupos delincuenciales y le están mandando avisos, opinaron varios.

CLARO que Monreal iba a decir que el depósito inaudito y cruel de los restos humanos representa la reacción ante el cuestionable plan presidencial que ha servido para maldita la cosa. Salió a relatar los hechos con una terca imitación de los moditos del Presidente López Obrador y dejó vacíos como siempre.

DAVID dijo muchas veces en campaña que sus antecesores no acometieron el reto de la violencia y que él si lo haría. Otra vez habló de las herencias malditas y periodistas agudos y exigentes lo cuestionaron seriamente: "escupe hacia arriba" porque su hermano Ricardo también fue gobernador en el pasado.

UNA VEZ MÁS David quedó en evidencia. Sus palabras fueron consideradas como un homenaje a Cantinflas (yo ya lo he dicho) cuando sostuvo que el tema dejó de ser "de Estado" y ahora es social ¡Por favor! Nunca como ahora se requiere la intervención del gobierno para responder.

NO ESTUVO a la altura del episodio gravísimo que nunca vivieron sus antecesores. Muchas veces he dicho -y sigo sosteniéndolo- que el fenómeno es de injerencia federal pero en mis muchas opiniones jamás vi que a los ex gobernadores les depositaran cadáveres en su propia casa.

A LA ALTURA de la que él mismo dijo que debería ser la actuación de un gobernante, David tiene que otorgar un mínimo de confianza pero no es así. Sus propios allegados (integrantes de su escolta) comentan que suele estar pasado de copas con demasiada frecuencia y que incluso así llega a sus oficinas.

DE LAS situaciones que estamos viviendo sin duda la de la violencia ocupa un nivel que ya llegó a límites jamás vistos. Al rumor de que David hizo acuerdos con algún grupo debe salir a negarlo de inmediato porque la presunción alarma al pueblo que se supone que gobierna y al que está fallando en muchísimas áreas.

CIRCUNSTANCIAS demasiado graves como la que vivimos este jueves me llevan a pensar tristemente que tienen razón quienes sostienen que la presencia de los Monreal en la escena política nacional y estatal le está cobrando facturas demasiado altas y demasiado injustas a los zacatecanos.

EL MIEDO nos invade a todos como nunca. Las declaraciones que durante el día de ayer hizo David señalando que ya habían dado con los autores de esta locura no otorgan tranquilidad. Los rumores son muchos y en distintas direcciones incluyendo las pretensiones del doctor por llegar a la Presidencia de la República.

ES INMENSO el daño y el apellido Monreal aparece como una fatalidad de alguna u otra manera. David debe acreditar sus promesas de campaña, mejorar el semblante que evidencia estados de embriaguez y superar un discurso que le vale críticas lógicas por lo cantinflesco y lo absurdo al endosarle a Dios el compromiso.

Opinión