Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

¿Cómplice?

Surge la pregunta ¿Así recibiremos al Presidente de la República que dijo David vendría en noviembre?

Silvia Montes
Silvia Montes

SI BIEN la acusación de corruptos a demasiados ex legisladores tendría que comprobarse, el hecho por lo pronto obliga a lecturas a las que contribuyó ayer el diputado Enrique Laviada porque, en efecto, no es cualquiera quien acusa, sino el mismísimo Presidente de la Comisión Anticorrupción del Congreso del Estado.

HA SIDO un acontecimiento que exhibe la decadencia de un Poder en el que 25 de sus 30 integrantes (de la pasada Legislatura) se presumen como actores centrales por delitos fiscales y delincuencia organizada temas ante los cuales la Fiscalía General de la República podría actuar de oficio.

DISCURSO estridente el de Ernesto González Romo que impacta al Ejecutivo donde varios que podríamos ubicar bajo la lógica del morenista como presuntos delincuentes, ocupan espacios en el gabinete gubernamental (Gabriela Pinedo, Roy Barragán, Susana Rodríguez, Jesús Padilla o Héctor Menchaca).

EL TEMA abordado por Enrique Laviada -único que reacciona- obliga al Ejecutivo a emitir una postura razonable pero ¿Cómo hacerlo cuando la indicada es implícitamente señalada? ¿David Monreal extendió nombramientos ignorando una investigación realizada por alguien de su mismo partido? ¿No lo sabía?

SEÑALANDO ahora que recibe amenazas por denunciar (sin especificar quien lo está amenazando), González Romo ha colocado de un día para otro al propio David Monreal como cómplice de quienes presuntamente infringieron la ley y de paso dejaron bien colocados a familiares en la Legislatura.

A EX DIPUTADOS que ahora se suman al desastre brutal que vivimos en la política estatal deben investigarlos. El asunto no puede quedar pendiente, incluso conviene deslindarse cuanto antes, sin embargo prevalece el silencio.

POR CORRUPCIÓN en un proyecto nacional, el de la 4T, que dice combatirla como nunca en este país, 25 personajes zacatecanos aparecen como una mancha que contradice la determinación de atacar este cáncer. Bajo esa lógica ya tendría que haber hecho algún pronunciamiento Monreal Ávila.

ES DELICADO en extremo lo que está pasando en un Zacatecas que hoy se presenta sin orden, sin conducción, sin estrategia, sin plan para gobernar, con un mandatario ubicado en el lugar 30 de 32 gobernadores del país, el peor sitio en la historia del estado desde que se realizan mediciones.

PORQUE Zacatecas está urgido de diálogo, de iniciativas, de soluciones a problemas lacerantes que pasan a un segundo término por esta clase de escándalos, alguien debe actuar. Me temo que no será David que sigue aislado y moviéndose en un área limitada donde no hay lugar para la política.

SURGE la pregunta ¿Así recibiremos al Presidente de la República que dijo David vendría en noviembre? En el Gobierno de la Ciudad de México la Secretaria de Turismo renunció por haber viajado en un jet privado. Asunto menor ¿Aquí se quedarán en el gabinete los señalados? Deben superar esto cuanto antes.

DE LA LEGISLATURA fue donde surgió el tema. No es un trascendido, es de la Comisión Anticorrupción, insisto, qué bien hizo Enrique Laviada en poner distancia de Morena y su voz tiene peso porque también es un legislador. Alguien debe responder, incluso defenderse. Esto es increíble.

Opinión