Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

El Silencio

El recurso usado por el presidente y por el gobernador consistente en culpar al pasado.

Silvia Montes
Silvia Montes

EL GOBIERNO que encabeza David Monreal se empeña en anular la presencia de los secretarios que debieran estar diciendo algo respecto a la situación de violencia que volvió a estremecernos en la ciudad de Zacatecas pero el vacío sigue siendo la característica de la transformación que promueve la 4T.

HACE tiempo del relevo en la Secretaría de Seguridad Pública y hasta ahora su titular, Adolfo Marín, es un personaje desconocido por los zacatecanos y un servidor público cuya ausencia en el "tema de temas" como le gusta decir a David es absolutamente inexplicable.

SILENCIO y en el mejor caso un discurso sin contenido, pies ni cabeza es lo que tenemos y con eso nos debemos conformar mientras siguen produciéndose hechos alarmantes como el asesinato de siete personas en una casa a plena luz del día en la colonia González Ortega, nada lejos del centro.

ANTE semejante evento las voces gubernamentales no pueden mantenerse silenciadas. La estrategia fallida indica que solamente David Monreal habla pero cuando lo hace omite los verdaderos problemas, evade la realidad y señala que avanzamos en la composición del tejido social.

LOS HECHOS contradicen esas palabras huecas. El recurso usado por el presidente y por el "gobernador" consistente en culpar al pasado de todo lo que ocurre ahora ya no tiene sentido. Es su tiempo, son sus responsabilidades, llegaron al poder usando precisamente el deterioro que prometieron resolver.

DONDE los gobernantes simplemente señalan a sus antecesores y se aferran al argumento de la herencia maldita -se dice en Palacio Nacional y aquí se reitera en la imitación-, lo que queda es una profunda indignación porque los muertos no son del pasado, son de ahora mismo, ya son sus muertos.

FUERON muy hábiles para señalar –los dos, Andrés Manuel y David- durante tantos años que anduvieron en campaña-, los errores del PRIAN, fue su bandera y gracias a ella lograron arribar al poder –uno nacional y otro estatal- sugiriendo que ellos si tenían la forma de atender la "emergencia social".

ASESINADAS tanto las víctimas como las ideas que le dieron sustento a la 4T lo que vemos es una gravísima incapacidad para llenar la alta expectativa generada por Morena y sus eternos candidatos que hoy día por lo menos a mí me provocan un rechazo absoluto.

SIETE muertes no merecieron el menor comentario. Exceptuando el 6 de enero en que le tiraron once cuerpos en las puertas del palacio de gobierno, Monreal no ha vuelto a decir nada cuando se presentan situaciones extremas. Esta también lo es, incluso mayor porque ahora los asesinatos son a domicilio.

PERSONAS que estén o no vinculadas con el crimen organizado protagonizan episodios escalofriantes que trascienden, que nos impactan, que los niños viven, conocen y padecen ¡Por favor! Alguien debe hacer algo para acabar con esta locura.

EN ZACATECAS comunidades enteras se quedaron solas porque sus habitantes no podían resistir la acometida. David ha dicho que siendo una cuestión de mucho tiempo tendrán que transcurrir muchos años para ponerle fin ¿Por qué no lo aclaró cuando buscaba votos? ¿Y el Presidente? ¿Y su gran plan de apoyo?

Opinión