Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

Inaudito

Orientar con buena voluntad al que dice gobernar y a su gabinete, es una cuestión que nadie se ha ocupado de cubrir.

Silvia Montes
Silvia Montes

ALGUIEN en la 4T versión Zacatecas tendría que entender la urgentísima necesidad de hacer política y decirle a quien asumió el encargo de gobernador que su función, además de administrar los recursos que son nuestros, es precisamente cumplir su papel como político profesional.

DEBE entender quien ostenta tan altísima responsabilidad ,que estar al frente del Poder Ejecutivo implica dirigir a un equipo con tareas específicas que, eventualmente, incluyen enfrentar situaciones de toda índole, entre ellas, las manifestaciones y las protestas que son un derecho.

ORIENTAR con buena voluntad al que dice gobernar y a su gabinete, es una cuestión que nadie se ha ocupado de cubrir. La esperanza era el responsable, primero de una candidatura, y luego de una gubernatura, léase Ricardo Monreal, sin embargo el doctor anda en otros menesteres y lo justifica todo.

A DAVID tendrían que decirle lo más elemental y quizá apoyarse en el diccionario que define el término gobernar, como el acto de "componer, arreglar; guiar y dirigir a una colectividad", algo que no ocurre en Zacatecas desde septiembre en que hemos pasado de uno a otro conflicto sin que se cubra esta asignatura elemental.

SOBRE el término "gobernanza" que fue adoptado como una especie de slogan distintivo de este período, el diccionario establece que es "una forma de gobernar" y lo gobernable quiere decir que "puede ser gobernado" y vemos con total pesadumbre que nada está fluyendo bajo esa lógica en nuestra querida tierra.

LO QUE está pasando con el tema del Hospital de la Mujer de Fresnillo que ni siquiera se ha puesto en funciones y ya se trasladó al esquema conocido como IMSS Bienestar, es una nueva prueba de lo que sí existe ahora y que es un estilo fácil de definir: la política del garrote.

SIGNIFICA esta burda pero perfecta expresión que ante la inconformidad por parte de la organización sindical del sector salud en el estado –cuestionada por algunos y atacada por otros-, se ha afrontado desde el gobierno con prepotencia y cerrazón absoluta.

GOBERNAR obliga a un individuo y el grupo que lo acompaña en tan gran privilegio a buscar todas las alternativas posibles para no afectar la gobernabilidad cuya definición en muy pocas palabras implica "la cualidad de gobernable", es decir, que tan encomiable propósito es una obligación hasta ahora incumplida.

PARA que las autoridades no lleguen al extremo de presentar denuncias penales en contra de los "ingobernables" debe mediar el buen oficio, la búsqueda de soluciones, la explicación, la respuesta para no llegar al nivel que afectó a la población de la capital con marchas y tomas de rutas muy transitadas.

SALVAR y atender cualquier eventualidad requiere un ejercicio sensible, inteligente y prudente, sin embargo lo que vemos es una serie de reacciones absurdas que comienzan por un discurso incongruente y la toma de decisiones que solamente atizan la hoguera.

A ZACATECAS debían respetarlo. He escuchado opiniones y he visto estrategias para descalificar a los que siguen a una lideresa sindical desgastada. No hay política ni políticos en esta versión 4T. Inaudito (que significa "sorprendente por insólito y escandaloso").

Opinión