Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

Leal a Ricardo

De Enrique Laviada he dicho siempre que se trata de un hombre brillante que jamás actúa con servilismo y tiene los pantalones bastante bien puestos para hablar con toda claridad y con toda convicción.

Silvia Montes
Silvia Montes

LA FIGURA de un libre pensador, crítico, inteligente y agudo como Enrique Laviada no más no encaja con la política aldeana ni el totalitarismo que evidentemente impulsan los cercanos -o debo decir cercanas- al candidato a gobernador por Morena y su coalición.

DE ENRIQUE Laviada he dicho siempre que se trata de un hombre brillante que jamás actúa con servilismo y tiene los pantalones bastante bien puestos para hablar con toda claridad y con toda convicción, lo que yo veo como una cualidad extraordinaria y necesaria en la democracia si es auténtica.

LAVIADA ha sido cuestionado por actitudes que para mí valen mucho y aunque quisieran anularlo él sigue en su labor de acudir a los municipios para respaldar con ideas a los candidatos de Morena, pero también darle trato a los aliados de los partidos que conforman la coalición que encabeza David Monreal.

CONTRASTA como nunca Laviada Cirerol. Al mantenerse fiel a la candidatura de David da cátedra de lealtad al candidato desde luego, pero señaladamente a Ricardo Monreal Ávila.

CON LA plena identidad que distingue su relación con el senador, Laviada actúa con apego a la recomendación permanente del ex gobernador respecto a que el trato político a los líderes es fundamental en las campañas. Su labor en ese sentido es vital y yo espero que David lo valore.

MEDIOCRIDAD contra altura de miras, así veo la imagen que se lanza desde la cápsula que rodea a David frente a las capacidades de Enrique, la única voz sensata que, crítico como es, insiste en que nada está escrito y que el peor error que puede cometer un candidato es el exceso de confianza.

DE QUIENES piensen lo contrario sólo puedo señalar que la soberbia ha sido motivo de fuertes descalabros.

ENCAPSULAN al candidato y les molesta un tipo como Laviada que está decidido a no claudicar en su derecho a expresarse y a disentir.

A DAVID y su séquito debo decirles que es previsible que Laviada mantenga su postura en caso de llegar al Congreso como diputado y será, en verdad lo deseo, un contrapeso necesario al grupo cercano al candidato.

Y QUE no crean quienes intentan golpearlo que van a lograrlo. Y quién iba a pensar que el personaje político más cercano a Ricardo en Zacatecas llegara a ser tan incómodo para quienes rodean a David y lo mantienen preso.

QUISIERAN DESTERRARLO pero no van a poder. Hago votos porque llegue a la Legislatura y desde ahí realice el trabajo que Zacatecas necesita de mujeres y hombres capaces de otorgarle a la política el alto nivel que nos urge.

Opinión