Te has suscrito correctamente a Silvia Montes Montañez
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Silvia Montes Montañez.
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Tu información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.

Nula Reacción

Insuficiente y totalmente ausente la respuesta que debiera producirse desde el alto nivel del gobierno.

Silvia Montes
Silvia Montes

HA SIDO más evidente que nunca el enorme vacío del gobierno estatal ante situaciones extremas en Zacatecas. La trágica muerte de Caleb que no es el único menor abatido pero que llamó la atención por las características del asesinato, ha dado lugar a muchas reacciones pero la autoridad estatal se mantiene indiferente.

TOTALMENTE huecas han sido, en todo caso, las expresiones del Secretario de Seguridad Pública, Adolfo Marín, mientras actores políticos de distintos niveles han manifestado puntos de vista que han puesto en evidencia a los que hacen todo menos trabajar en favor del estado.

INSUFICIENTE y totalmente ausente la respuesta que debiera producirse desde el alto nivel del gobierno. Otra senadora abordó el asunto con un sentido pertinente pero no está siendo escuchada por nadie y me refiero a Geovanna Bañuelos que solicitó atención psicológica para los familiares del pequeño.

LA RESPUESTA no llega de ninguna parte. Las voces de mujeres activas en la política ya sea para cuestionar o para proponer no merecen ninguna atención de parte de otras que debieran hablar e informar acciones como la Secretaria General de Gobierno, Gabriela Pinedo.

ANTE acontecimientos tan impactantes lo mínimo que tendrían que hacer desde el gobierno estatal es un pronunciamiento razonable o un anuncio de medidas muy específicas como la que bien plantea Geovanna y que debería formar parte de su mesa de Construcción de Paz donde es lo menos que se construye.

EL CASO CALEB demuestra, junto con muchos otros de igual magnitud que aquí simplemente no tenemos gobierno. En columnas de diarios nacionales es frecuente el señalamiento sobre los errores de David Monreal Ávila muy especialmente ante el tema de la violencia.

MIENTRAS algunos analistas advierten que desde su arribo al gobierno estatal se han disparado los homicidios dolosos, otros exponen con toda razón, que hasta ahora Monreal no muestra una mínima estrategia ante el fenómeno y eso que no están viviendo en carne propia lo que padecemos nosotros.

LAS FALLAS que trascienden el territorio estatal y dan lugar a comentarios de proyección nacional ya tendrían que estarse corrigiendo, sin embargo se mantiene la parálisis y el área que debiera abocarse a la difusión de algo que nos aliente, se ocupa de la confrontación como recién lo hizo Gerardo Flores, su titular.

COBRAN los absurdos que vemos cotidianamente una valoración negativa y un gran sentimiento de orfandad con personajes como Marín que se atreve a decir que los eventos se producen como advertencias o llamados de atención con el fin de intimidar ¡Vaya conclusión!

NOTORIEDAD como la que hemos alcanzado por ser una entidad peligrosa que para colmo se ubicó en primer lugar de percepción en cuanto a que tenemos un gobierno corrupto y con malos indicadores en materia económica como lo dio a conocer hace poco la Coparmex, nos colocan en el peor de los mundos.

DÍA CON DÍA se acentúa el retroceso que comenzó en septiembre y aceptar que es muy poco el tiempo transcurrido de este sexenio morenista para esperar resultados es incorrecto especialmente cuando no vemos ni siquiera un poco de cuidado en las formas que sin duda siempre serán fondo. Así las cosas.

Opinión